Por medio de la instalación, el dibujo, el video y la fotografía, exploro posibles sintonías con puntos de vista ajenos a mi percepción humana. Busco huellas o afectaciones que haya dejado la acción humana en otras criaturas o sistemas, pero también a veces exploro, sin un propósito particularmente definido, ciertos aspectos fenomenológicos usualmente inadvertidos o simplemente curiosos.  Desde niña me sentí atraída por situarme en el punto de vista de otra criatura, por ejemplo, en el de la sardina que caería en la trampa y entraría en la botella que habíamos amarrado a la orilla del río, para convertirse  después en carnada de pesca en un río de los llanos orientales. Esto sucedía año tras año, todas las vacaciones de mi infancia; pero mi búsqueda se volvió más urgente en el año 2010, cuando millones de peces, aves y otras criaturas quedaron cubiertas en petróleo al accidentarse una plataforma de extracción submarina en el Golfo de México. Este evento marcó definitivamente mi trabajo.

                            Mi práctica se centra en la experimentación con materiales y tecnologías, pero el viaje también se ha integrado como método de trabajo. Vivo en Bogotá, ciudad con mas de ocho millones de habitantes, pero viajo bastante, procurando así mantener un balance que refresque y actualice mi comprensión del mundo. El viaje consiste en un desplazamiento físico a lugares distintos de mi casa y mi ciudad por periodos de tiempo definidos, pero también en una movilización o desplazamiento interior de mi conciencia, que sucede durante el trabajo exploratorio. La experimentación y observaciones de viaje me han llevado a la convicción de que el componente egoísta existente en la naturaleza humana, que se procura comodidad y satisfacción a toda costa, es la causa de los problemas puntualizados por los estudiosos del Antropoceno. Antes de estudiar arte me gradué de abogada y ejercí unos pocos años el derecho corporativo y financiero. Necesité distanciarme de los métodos racionales del conocimiento para comprender, entre muchas otras cosas, que, más allá de introducir en los ordenamientos jurídicos normas sobre desarrollo sostenible para proteger efectivamente los derechos de las demás especies, las normativas deberían proteger directamente los derechos de las especies y de los ecosistemas, en lugar de amparar el derecho humano a gozar de un medio ambiente sano, como lo hace la constitución política colombiana con orientación antropocéntrica. 

                          Escribí el texto Crisoles, que recoge brevemente el proceso creativo de la obra con el mismo nombre, que fue mi proyecto de grado de maestría, y que da cuenta de la manera como afronto mi trabajo. Hoy confirmo que, con el paso de los años, la experimentación se sigue consolidando como la manera más confiable y divertida de aprender, cosa que quiero seguir haciendo hasta el último día. 

 © 2020 by Blanca Botero  

drawing - installation - photography